Una genealogía del folclore argentino

Télam


Santiago GiordanoEl canon de la canción folclórica -aquello que nombramos o silenciamos cuando enunciamos esa palabra- y su relación con la construcción de una memoria musical y política son el centro del ensayo elaborado por el periodista y músico Santiago Giordano y que forma parte del libro “Diez ironías sobre la libertad de expresión”, publicado por CTP Ediciones

Las disputas en torno al significado de la noción “folclore”, desde la mitología desplegada en torno a la “Zamba de Vargas” de 1906 hasta las ambiciones estéticas e ideológicas del Movimiento del Nuevo Cancionero, alumbrado en Mendoza en la década del ’60, son examinadas con rigor por Giordano en una lectura reflexiva y crítica de nuestra memoria cultural.

El texto no sólo analiza al cancionero folclórico desde el prisma musical sino como “una forma de sociabilidad posible”, y enfatiza su uso en la construcción de la idea de “lo nacional” entre fines del siglo XIX y comienzos del XX en el contexto del proceso de inmigración que recibió la Argentina.

“El folclore actuó como homogeneizador, un falso nivelador: por sobre la división de clases y sus conflictos estaban el folclore y sus símbolos. En ese sentido el folclore será el factor forzoso de unidad en lo nacional. Su emblema será la figura del gaucho, tan bueno como todos y cada uno de nosotros”, asegura Giordano.

El autor es conductor en Radio Nacional Folklórica (98.7) del programa “Nacional Folklórica presenta a Santiago Giordano” y de “Las fantasías del caminante”, por Nacional Clásica (96.7). También es colaborador de Página/12.

El ensayo analiza el proceso de la llamada Generación del ’80 y señala que “el primer gesto de la oligarquía en pos de construir el pasado fue negarlo”.

Señala que “la idea positivista que en el siglo XIX consagraba a la ciudad como ideal de salubridad y progreso y condenaba al campo como la plaza de la barbarie pasó a invertirse. Ahora necesitaban ‘civilizar’ al gaucho para usarlo como emblema de valores positivos ante la avanzada del inmigrante”.

En ese contexto Leopoldo Lugones se convirtió en el escritor oficial e “ideólogo del paradigma de la argentinidad”. Tuvo como correlato en el folclore la llegada a Buenos Aires del músico santiagueño Andrés Chazarreta, hecho considerado una suerte de “fundación moral del folclore”.

La piedra de toque de esa mirada se construye sobre la “Zamba de Vargas”, que remite al triunfo de las fuerzas leales a la Nación sobre las montoneras; el triunfo de Mitre sobre Felipe Varela. Es el inicio del movimiento tradicionalista.

“El cancionero quedó encerrado entonces en formas poético-musicales señaladas por una tradición que se detuvo al momento de su fundación. Sobre ese paisaje inmóvil, la idea del folclore delimitaría el sistema de subjetividades propias de los hechos artísticos, siempre controladas por valores que bajaban de un concepto esencialista”, escribe Giordano.

Esa concepción fue puesta en entredicho por el Movimiento del Nuevo Cancionero, una corriente estética alumbrada en Mendoza en 1963 impulsada por Tito Francia, Armando Tejada Gómez, Juan Carlos Sedero, Oscar Matus, Mercedes Sosa, entre más.
Fue una apuesta por renovar la tradición desde adentro, por revalorar aquello tan antiguo de “cantar con fundamento” y reconstruir los lazos entre la música del puerto y la de las provincias.

La propuesta fue revulsiva en ese tiempo que era, precisamente, el tiempo del folclore de masas. “Bajo un éxito comercial sin precedentes, la maquinaria del folclore -medios de comunicación, compañías discográficas y circuitos de festivales- incorporaba cuidadosamente lo que le servía y desechaba lo que creía inconveniente”, explicó.

Sobre la herencia del Movimiento del Nuevo Cancionero, Giordano concluye que “entre los pliegues de la historia quedará sobre todo aquella urgencia por fundar lo nuevo dando nombre a lo que ya existía: una canción argentina con contenidos profundos capaz de superar la herida absurda de la tradición”.

Anuncios

Publicado el 29 septiembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: